EL PRECIO DEL ARTE, SEGÚN MILO LOCKETT

ENTREVISTA | El reconocido artista visual argentino Milo Lockett compartió con Le Chat Magazine su mirada especial sobre el mundo del arte. “Me gusta que el arte sea para todos, que sea accesible", afirma el pintor.
El reconocido artista visual argentino Milo Lockett compartió con Le Chat Magazine su mirada especial sobre el arte. Entrevista.
Publicado: Jul 30, 2020

La eterna batalla de los artistas es poder vivir de su arte. Muchos arrancan esta profesión creyendo que van a ser “descubiertos” y conseguir una vida bohemia a puro lujo vendiendo costosos cuadros. Sin embargo, la realidad es muy distinta y la mayoría termina abandonando su pasión por un trabajo estable.

Para ser artista, no hay que tenerle miedo a la incertidumbre. “El arte no es un lugar seguro”, nos cuenta Milo Lockett, uno de los artistas visuales más aclamados en  Argentina. Pero la remuneración llega si hay trabajo duro, convicción y amor por esta profesión. ¿Cómo? Milo nos revela la fórmula que a él le funciona.

“A mí me gusta que el arte sea para todos, que sea accesible. Yo armé mi carrera en función de eso. Tengo muchos ayudantes y una producción muy grande al año. Mi arte no cuesta tanta plata, se que en el mercado en el que estoy mi trabajo tiene que ser accesible”, nos revela Lockett, en exclusiva con Le Chat Magazine.

Milo Lockett ha cambiado la didáctica. En vez de buscar un coleccionista que pague la vida en un cuadro, se trata de acercarse a la gente, que más personas puedan comprar una obra. 

No hay lugar para 10.000 artistas que quieren ser Picasso, pero sí hay lugar para artistas que quieren vivir del arte dignamente, pintando cuadros a precios accesibles”,  señala el destacado pintor argentino. Así no sólo aumentaría la oferta, también se incrementaría la demanda. Significaría un cambio enorme en la industria. 

 

LAS REDES SOCIALES CAMBIARON EL MUNDO DEL ARTE

Antes a un artista le costaba mucho entrar en un circuito, que lo conozcan y reconozcan su trabajo. Hoy, en cambio, “el arte es más democrático” gracias a las redes sociales nos dice Milo Lockett. El reconocimiento pasa por la gente, no por la valoración que un experto le da.

Además la globalización no entiende de fronteras. Cualquier persona del mundo puede conectarse con una obra. El 70% de las galerías han desaparecido en el mundo prácticamente. “Algo no hicieron bien para que el sistema las vuelva obsoletas”,  sostiene el artista plástico.

Lockett también nos confiesa que cree que hoy medir la trayectoria de un artista no es tan importante, sí lo será la obra misma. Ejemplifica: “no importa si yo pinto con barro o con el óleo más preciado del mundo, me parece que lo que se va a premiar es la originalidad del lenguaje”.

 

EXISTE ARTE PARA TODOS LOS GUSTOS

Decorar un espacio con una obra artística revela un poco la identidad, los valores, la forma de pensar y el estilo de vida de la persona que decidió adquirirla.

Consumir arte es una actividad muy placentera, te permite descubrir tus gustos entre tanta diversidad. Una vez que empiezas, se convierte en una costumbre casi adictiva y enriquecedora que ayuda a los artistas a seguir viviendo de su don.

Milo Lockett expresa que esa es su fórmula y que no sabe si es buena, mala, si está bien o mal pero es lo que le permite seguir trabajando tranquilo. “Yo vivo del arte, no quiero trabajar de otra cosa. Quiero pintar cuadros y quiero vivir de esos cuadros porque me lo merezco. Muchos amigos me dicen que trabajo muchas horas. Pero es que es la única forma, el artista no tiene asegurado nada, no tiene un sueldo”.

Son varias las personas que al saber el valor de un cuadro, cerraron una puerta que no volvieron a abrir. Pero si más pintores tuviesen el mismo pensamiento respecto a la accesibilidad de los precios, probablemente muchas más personas estarían dispuestas a comprar arte.

 

PH de portada: Gentileza ‘Medium’

Entrevista: Catherine Vergara

 

 

Pin It on Pinterest