9 CLAVES IMPRESCINDIBLES PARA EDUCAR BIEN A TU HIJO

Como padres, buscamos darle la mejor crianza a nuestros hijos. Partiendo que toda familia es un mundo aparte, las siguientes claves te ayudarán a encontrar ese camino ideal de crianza. Favorecerá mucho a tu hijo.
9 CLAVES IMPRESCINDIBLES PARA EDUCAR BIEN A TU HIJO |LE CHAT MAGAZINE|REVISTA DIGITAL

A la hora de criar a nuestros hijos, todos deseamos contar con la receta ganadora. Pero no existe algo así, puesto que educar a un niño es una tarea subjetiva; variará según la familia. Con lo que sí podemos contar es con una serie de claves orientadoras para que tu hijo crezca emocionalmente fuerte.

Partiendo desde que todos deseamos ver crecer a nuestros hijos en un entorno de amor que fomente sus bondades y habilidades, las siguientes claves serán de gran ayuda. Te ayudarán a responder a la pregunta de si lo estás educando bien o mal para que desarrolle todo su potencial.

Para ganar más confianza en tu rol de padre, te recomendamos siempre mantenerte informado sobre  paternidad. Además de artículos, existen un sinfín de libros, videos y podcasts que responden varias inquietudes de crianza. 

Las siguientes claves orientadoras te ayudarán a encontrar ese camino de educación que buscas para tu hijo. Si él/ella es lo más preciado para tí, sabrás encontrar la manera de seguir cada uno de estos pasos.

 

CLAVES QUE HARÁN A TU HIJO FUERTE Y RESPETUOSO

Como padres, buscamos darle la mejor crianza a nuestros hijos. Estas claves te ayudarán con la educación de tu hijo en casa.

El diálogo con tus hijos es fundamental | Crédito: skynesher

1-PREDICA CON EL EJEMPLO

Como padre, ya has visto mil veces como tu hijo imita todo lo que ve sin importar si es algo bueno como malo. Toma provecho de esto a tu favor para que aprenda conductas respetuosas. Todo lo que quieres que haga conviértelo en una costumbre para que lo aprenda fácilmente como saludar, agradecer y tratar bien al resto.

2- DIALOGA PARA EXPLICAR

La comunicación es fundamental para saber lo que está pasando por la mente de tu hijo y contribuir en su educación. Háblale desde que está en la panza y fomenta el diálogo desde que comience a decir sus primeras palabras. Si ya es más grande y nunca tomaste este hábito, aún estás a tiempo de revertirlo. Lo harás sentir querido.

3- DÉJALO CHOCARSE CONTRA LA PARED

No hay mejor manera de aprender que equivocándose. La sobreprotección no es buena. Sólo creará a una persona inocente con poca capacidad de sentido común. Explícale todo de forma calmada, déjalo experimentar, controla que no se haga daño y no te asustes cuando comete un pequeño error.

4- NO LO AMENACES 

Debes establecer normas claras y coherentes que resulten fácil de entender cuando se las expliques a tu niño. Ten en cuenta que no debes fijar amenazas para que no se comporte mal, ya que sólo le generarán bronca. Si le pones limitaciones con justificamientos razonables, comprenderá por qué hay cosas que no debe hacer.

5- FOMENTA SU BUENA CONDUCTA

Cada vez que tu hijo haga algo bueno, no dejes pasar el momento como algo ordinario. Hazle saber que lo que hizo estuvo muy bien con palabras de reconocimiento, gestos de cariño y recompensas. Los estímulos positivos harán que lo vuelva a repetir. Además, se fortalece su autoestima haciéndolos sentir valiosos.

6- NO LOS DESCALIFIQUES

Si hay algo que hiere a cualquier persona, sin importar su edad, son las descalificaciones. Sobre todo, cuando quien las hace es la propia familia. No permitas que eso ocurra en tu casa. Jamás digas expresiones que marquen cualidades negativas de tu hijo porque lo lastimaras para siempre.

7- NO LO COMPARES

A veces es difícil no decir cosas como “aprende de tu hermano que…” o “¿por qué no eres como tu primo que…?”. Lo que viene a continuación del “que” siempre es una victoria heroica que hará sentir a tu hijo un fracasado. Además le hará sentir envidia y que es algo muy difícil de lograr. Modifica esas expresiones para comentar lo bueno que hizo alguien sin compararlo o pedirle que sea igual.

8- VERIFICA CÓMO ESTÁN SUS EMOCIONES

Si crees que a esa edad nadie puede tener problemas, será mejor que te olvides de esa idea equivocada. Los niños tienen emociones como cualquier adulto y hay muchas situaciones que pueden afectarlos. Genera confianza para hablar sobre cualquier tristeza, enojo o miedo que esté atravesando así lo ayudarás a resolverlo.

9- PIDE ASESORÍA

Los niños pasan por varias etapas movilizantes comunes a todos. Es por eso que puede ser muy tranquilizante hablar con el padre de algún compañero de tu hijo y enterarte si él está viviendo lo mismo. Sin embargo, no dudes en acudir a un profesional si no sabes cómo actuar frente a algo. Te dará herramientas y claves para orientarte.

 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Pin It on Pinterest